"Yo creo que la percepción del psicólogo ha cambiado ya notablemente. En los viejos tiempos, cuando tomaba un avión y le revelaba mi profesión a mi compañero de viaje, su tendencia era la de salir corriendo a otra fila. Ahora noto que la gente se arrima a mi"
(Martin Seligman)

domingo, 13 de marzo de 2011

El perro verde: El rol de los padres en la crianza

Este artículo es parte del libro "Una nueva Paternidad" de la Ed. Pedagogía Blanca ISBN 9788494174100


En cierta ocasión le ofrecí a una mamá que acababa de montar una ludoteca, la posibilidad de dar unas charlas o talleres a parejas, con el fin de ir promoviendo una cultura de crianza positiva, con apego, empezar a hablar de como construir autoestima sana en los niños.

El proyecto de esta ludoteca era y es hermoso, una Mamá que había esperado tres años largos para montar su sueño, un proyecto educativo distinto, alejado del concepto parking de niños, “usted vaya de compras, que nosotros se lo miramos”. Lo había hecho así, para ofrecer a su pequeña una lactancia prolongada, una presencia permanente, una madre comprometida con una manera diferente de hacer las cosas.

Habíamos llegado hasta allí buscando un lugar para compartir con nuestros peques sin tener que dejarlos solos, o mirarlos a través de un cristal como en la mayoría de los parques de bolas de Madrid.

Ella me agradeció el ofrecimiento, me miró y con mucho respeto me dijo que no le parecía muy procedente que un hombre diera estas charlas.



Pregunté algo tímido cual era la razón por la que ella opinaba así. Ella me explicó que sus clientas eran Mamás que en general no contaban mucho con sus parejas para la crianza. Ellas habían dejado sus trabajos, ellas buscaban lugares como esos, ellas llevaban y traían, ellas siempre ellas.

Me confesó con la boca pequeña que “el hombre” muchas veces era el enemigo. A mí me sonó fuerte, y siendo honestos diré hoy aquí, que me dolió.

Intente replicar, ofrecí el contundente argumento por lo menos para mí, que si precisamente un hombre hablaba a otros hombres de maneras diferentes de vivir la paternidad…me interrumpió.  -_Alejandro! Chico…es que tú eres un ¡perro verde! Acorralado mencioné a Carlos González... _ “pues ya sois dos” dijo ella con una amable sonrisa.

Recordé mi masculina soledad entre mujeres embarazadas, en cada ecografía que hicimos. Mi solitaria presencia entre mamás en las clases de estimulación temprana a las que llevamos a Nico y Candela, la cara de mis compañeros cuando les dije que dejaba el trabajo y me iba de excendencia con Olga y los niños… de pronto aquella Mamá tenía razón.

Estoy absolutamente convencido que sólo es una percepción, que hay muchísimos hombres que están viviendo la paternidad desde un lugar contracultural. Papás que lamentablemente viven proscritos por sus iguales, que a veces no encuentran los canales o se sienten raros, diferentes, fuera del sistema.

En mis cursos y talleres, cuando por mis comentarios y ejemplos, los participantes perciben que este psicólogo no les va a recomendar a Estivill ni a Supernanny, se acercan tímidamente a compartir su experiencia. “Creo que a ti, te lo puedo contar…”. “Tu si me vas a entender…” y comparten que duermen con sus hijos, que han sido parte activa de lactancias prolongadas, que les cogen y abrazan cada vez que lo sienten, que su vida gira en torno a sus hijos.

Me invade un profundo sentimiento de tristeza y rabia cuando compruebo que esta sociedad machista, resultadista y enferma arrincona a hombres y mujeres, a los que confunde con recetas mágicas de crianza, buscando perpetuarse una y otra vez, al servicio de multinacionales de leche en polvo y oscuras maniobras farmacéuticas.

Ese gusto por ser parte de lo que hace todo el mundo, ese gusto por no ser señalado, lleva a Mamás que lactan con hijos “mayores” a esconderse o taparse, a parejas que practican el colecho a ocultarlo y vivirlo con culpa, la misma estúpida inmovilidad que nos lleva a callarnos en ciertos hospitales, cuando nos roban el parto de nuestros hijos.

Así hemos permitido que resulte normal ir a dar a luz y que nos maltraten, nos cesaréen porque sí, rajen a nuestras mujeres y nos roben a nuestros hijos horas y horas, con supuestos criterios médicos, que incluyen darles biberón, calor de lámpara halógena y roce de cuna plástica, mientras su Mamá desespera en una innecesaria sala de reanimación (la mayoría de las veces) y su Padre deambula ridículo consumiendo café por las plantas del hospital.

Madres y padres tenemos una gran responsabilidad en provocar un cambio social, un giro radical. Ellas lo están haciendo, inundan foros y blogs, están presentes en libros y conferencias. Difunden, protestan y con o sin sus parejas han emprendido ese cambio.

Sin embargo nosotros los hombres tenemos tarea. En nuestra mano está la posibilidad de ofrecer un referente modificador a otros hombres. Escribimos poco, asistimos poco a conferencias y talleres, trabajamos demasiado en otras cosas y seguimos siendo parte de la cultura que nos ha traído hasta aquí. Seamos honestos. Hemos sido los enemigos, los ausentes, los que pasábamos por ahí. Digamos basta. No llega con ser un Papá moderno que cambia pañales y da el bibi cuando se lo piden. Hace falta algo más.

Estos perros verdes que aparecen entres mujeres dedicadas en cuerpo y alma a nuestros hijos, muchas veces cansadas y superadas por la maternidad exclusiva, deben ser el apoyo y contención emocional necesario para Mamás en postparto, proactivos en la crianza y en la educación, defensores rabiosos de la lactancia a demanda y prolongada en el tiempo y activistas del colecho como una de la más maravillosas experiencias que la paternidad nos ha ofrecido. Dormir y acunar el sueño de nuestros hijos.

Rompamos las puertas de ese armario social y cultural, para recordar y recordarnos que en crianza y educación, el amor es la única estrategia. Sin recetas, sin métodos, con el corazón. La única y definitiva estrategia.

--------------------------------------------------------------------------------------------

Con motivo del 1º congreso virtual "Embarazo y Crianza" participamos con la conferencia "En busca del perro verde" inspirada en el artículo que acabas de leer.


"En busca del perro verde": El papel de los padres dentro de la crianza respetuosa from Psicologia CEIBE on Vimeo.

33 comentarios:

  1. Mi esposo me ha apoyado muchisimo no me canso de darle las gracias, aunque como lo es la lactancia, el criar a los hijos es cuestión de dos también, es algo que la naturaleza pide, insisto en que uno debe dejarse guiar por su instinto, es lo más natural y lo mejor para crear de éste un mundo mejor.

    ResponderEliminar
  2. otra por aquí con un perro verde en casa, gracias por la reflexión

    ResponderEliminar
  3. ¡¡Me ha encantado lo que has escrito!! Y, sí, he de decir que eres un perro verde ;-) Eso sí, te lo digo desde el cariño. Es cierto que cada vez hay más padres implicados en la crianza de sus hijos, que empatizan con las necesidades de las madres, que las acompañan en el proceso de embarazo, parto y puerperio...

    ...Pero por desgracia sigue habiendo padres que creen que ciertos asuntos "son cosas de mujeres" de lo que nada quieren saber y menos aún implicarse.

    Seguro que tú eres el ejemplo para muchos hombres que desean realizarse verdaderamente como padres pero tienen miedo a la presión de la sociedad...una sociedad que debería de saber que ya estamos en el siglo XXI y que es hora de cambiar el chip.

    Gracias por tu aportación en la crianza respetuosa.

    Désirée Sanz
    http://maternidadinstintiva.activoforo.com

    ResponderEliminar
  4. Magnífico, perro verde!!! Magnifíco!!! :-)
    Este es el lugar desde donde, hombres y mujeres, tenemos que construir y criar.
    Muchas gracias y un abrazo enorme!!!

    ResponderEliminar
  5. Yo también tengo un perro verde en casa que hace seis meses dejó de trabajar para cuidar a nuestro pequeño de un año cuando yo me incorporé al trabajo. Y que defiende que aún siga mamando y que durmamos los tres juntos con más vehemencia que yo. Le va a encantar tu post porque él a veces también se siente solo aunque hemos formado un grupo de apoyo a la crianza con familias donde hay otros perros verdes. Pero es verdad que aún así su actitud sigue chocando. Creo que es un ejemplo sobre todo en su ámbito laboral, donde no hay mujeres y nadie se plantea implicarse en la crianza de los hijos y las hijas.

    ResponderEliminar
  6. Mil gracias por tan acertado artículo, yo soy otro perro verde (aunque en la firma salga el nombre de mi mujer, yo no tengo cuenta en gmail :-) que se siente identificado con todo lo escrito (y continúo de excedencia actualmente y bien contento!!).
    Y decir que a mi alrededor he conocido ya bastantes perros verdes (que por cierto, es el color de la esperanza). Yo creo que por suerte, la cosa va cambiando, y además conlleva una recompensa difícil de igualar: nuestra felicidad y la de nuestros hijos (y la de nuestra sociedad :-)

    ResponderEliminar
  7. Ojalá más perros se vayan volviendo verdes. Estupenda reflexión!

    ResponderEliminar
  8. No sé muy bien cómo puedo hacer para contestar a cada uno, así que me lo invento :)

    Desirée, Belén, Ileana, MªJosé, la mamá de Zambra y Mother power...gracias y cuidar a vuestros perros verdes :). Y al perro verde de María Belén (no sé tu nombre)es cierto, el verde es esperanza,de hecho por eso lo elegimos para nuestra imagen y arriba con esa excendencia!! Que importante que cada vez seamos más!.

    Es interesante tambien comprobar como el artículo no ha gustado a todo el mundo, en algún foro de mujeres que lo mencionan, seguimos siendo enemigos, incapaces de aportar nada. Es probable que la experiencia personal marque y es comprensible. Sigo pensando que tenemos mucho que aportar, sin perder nuestro rol ni confundirlo como dice Laura Guttman.

    Abrazos a todos
    Alejandro

    ResponderEliminar
  9. Alejandro me parece sorprendente que se siga viendo no ya al hombre, sino a TU pareja, como el enemigo. Increíble!! Mi pareja es mi mástil, como dice la Gutman, el mastil que me sostiene y que me hace fuerte. Y yo,..., pues lo mismo para él.
    Lástima que se quiera a ver a la pareja de ese modo.

    ResponderEliminar
  10. Belén sorprendente no es, quizá sea no demasiado deseable, sin embargo creo que hay determinades realidades en no pocas parejas de hombres ausentes en la crianza, que hacen que se generalice esta visión hacia los hombres. Por otro lado cuando una mujer en casa se siente sola, agotada y su madre le dice "mi hija, los hijos han sido y son de las mujeres..." ¡que dificil aceptar que quizá al lado una amiga tiene una pareja diferente! Mejor pateo el tablero y me resigno con aquello de son todos iguales. Creo que en general funciona así. Un abrazo!

    ResponderEliminar
  11. Estamos viviendo tiempos de cambios, de revolución en la red, y tenemos que dejarnos ver. Me siento identificado con muchas de las cosas que cuentas, y creo también que las mujeres/madres nos llevan la delantera, tanto en crianza como en blogs.
    Pero cada uno tenemos que aportar nuestro granito de arena y, sobre todo, que de un vistazo en Internet se vea que hay más gente como nosotros de lo que nos pensamos, aunque por las calles parece que es más difícil de ver.
    Te invito a visitar nuestro blog (familiar) "Seguir creciendo"
    Saludos

    ResponderEliminar
  12. Voy para allá Carlos, bienvendido y suscribo!!
    Un fuerte abrazo
    Alejandro

    ResponderEliminar
  13. Hola pues otro perro verde, me siento 100% identificado con tu comentarios, cualquier cosa que necesites me lo comentas.

    Y claro que duele, ¿quien crees que me ha apoyado a mi? Mi mujer, mis padres, mis hijos y amigos íntimos. Para de contar, el resto la misma cantinela estas loco, adiós carrera, bla bla bla y lo peor ¿y tu mujer?
    Cuando me dicen eso contesto bien gracias.

    ResponderEliminar
  14. Excelente. En serio. Voy a difundirlo.
    besos.

    ResponderEliminar
  15. Mi marido está totalmente de acuerdo con tu artículo, dice que "los perros verdes" sois la punta del iceberg.
    Cuando me acompañaba a clases postparto, la enfermera le dijo que quizas tendría que salir algún día pues hay mujeres que no les gusta que esten allí hombres viendo como hacen ejercicio...
    Colechamos, somos lactivistas, no vacunamos, criamos con amor y apego, y practicaremos el homeschooling.Cogemos a nuestra hija cada vez que lo necesita y la acompañamos en este camino que hemos emprendido los tres.
    Esta sociedad hay que cambiarla desde abajo, paso a paso, es decir, desde el embarazo y reescribir toda la historia que nos han contado y han tergiversado por puro interés de una minoria para poder dominar a una mayoria.
    Cambiemos esta sociedad, estamos contigo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En eso andamos Susana, haciendo más visible lo esencial y verdaderamente importante.
      El cambio es posible si tomamos conciencia de ello.
      Gracias por pasarte!
      Un abrazo

      Eliminar
  16. El machismo irá desapareciendo, al igual que el feminismo. Creo que hoy en día no hay necesidad de reivindicar nada en relación a la paternidad. El que quiera vivirla intensamente puede hacerlo. Al que no le interese demasiado (que habría que preguntarle porqué) puede seguir en el rol anticuado. Los primeros meses son claramente de la madre debido a la lactancia. El hombre suele sentirse más útil con el trabajo. En fin, cada uno que haga lo que quiera/pueda, que es muy posible (aunque implique renunciar a algunas cosas establecidas)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Puede que tengas razón Aprendiz de Papá, yo tambien comparto que desde el concepto de responsabilidad más etimólogico, que se hagan las elecciones que se quiera hacer. La renuncia es el precio, porque nada es gratis.
      Gracias por pasarte por aqui.
      Alejandro

      Eliminar
  17. Me ha encantado tu post, lo he compartido, imaginando no te importe ;)

    Desgraciadamente creo que tienes muchisima razón en todo lo que dices. Ojalá todo cambie y se extingan esos perros verdes.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola MamáCachorro! muchas gracias y claro que no me importa que lo compartas! ¿Donde lo has hecho? ¿Tienes blog?
      Un abrazo y gracias por visitarnos!

      Eliminar
  18. Por mi parte tienes un +1 como una casa de grande. Siempre he dicho que me encanta escuchar la "otra versión" y me alegra saber que existen hombres como tú, que también quieren "su parcelita" en esto de la paternidad. Con tu permiso, me quedo por tu blog y te invito a conocer el mío cuando tengas un huequito. Un saludo y muchas felicidades por esta entrada, por tu blog y por escribir lo que piensas ;)
    http://yanethpoints.blogspot.com.es/

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Yaneth, me paso por allí y te leo. Bienvenida!

      Eliminar
    2. Por cierto, si no te importa, lo comparto ;)

      Eliminar
  19. Me ha encantado!! Por suerte mi hija y yo también tenemos un perro verde en casa.
    Es perfecto que los Papás conscientes, respetuosos e implicados "salgais del armario", os hagais un hueco y reivindiqueis vuestro derecho (sin confundir roles claro). Que cambieis el concepto de padre, que hagais ver que ser papá no pasa por traer dinero a casa, poner autoridad y darle un biberón a tu hijo para sentirte útil, que no es eso, que es algo más, es el estar, el sostener...
    He compartido en mi facebook, en el de mi tiendecita, en el del taller de lactancia al que acudo, en el muro de futuros y nuevos papás que conozco. He impregnado el facebook con tu post para que todo el mundo sepa que otra paternidad a la establecida existe.
    Gracias
    Ana

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Quién da las gracias soy yo Ana!...vaya agente de marketing!! muchisimas gracias, sin duda todo lo que hagamos es poco por cambir las cosas.
      Un abrazo grande!

      Eliminar
  20. Gracias por este post maravilloso, en verdad que yo tengo la fortuna de tener un papá así, y esperaría que mi pareja también lo sea... Al final del día todo es una decisión personal, y creo que se demuestra quien es íntegro y coherente con sus convicciones cuando lo hace aunque nadie tenga la lupa en él. Un abrazo y por acá los sigo.

    ResponderEliminar
  21. "Uno de los problemas principales en psicoterapia es que muchas mujeres actúan como si los padres no tuvieran derechos. Ni siquiera se cuenta con ellos, como si todo lo que afectará a los hijos, sólo fuera asunto de las mujeres. Asimismo, llama la atención que muchos terapeutas varones apenas muestren comprensión para con los hombres. Se fían de lo que las mujeres dicen cuando éstas los condenan, y toman partido a favor de ellas. Así sin embargo, ya no puede haber ninguna solución. Sólo si el terapeuta, en su corazón, le concede un lugar al que fue excluido, tiene fuerza. Yo tengo la fuerza para la solución porque el padre tiene un lugar en mi corazón. En seguida lo tuvo. Por tanto, también sé y encuentro la solución".

    Extraído de la pág. 324 de los "Ordenes del amor" de Bert Hellinguer el creador de las Constelaciones familiares.

    ResponderEliminar
  22. Hola Alejandro:

    No puedo más que darte las gracias por tu artículo, que si me permites compartiré citando la fuente directa y el autor del mismo, así como vuestro blog, en el mío sobre Psicología Perinatal, en el apartado de Paternidad.

    Te adjunto el enlace al mismo para que puedas valorar la publicación de tu artículo en mi blog:

    http://gestaltmarpsicologiaperinatal.blogspot.com.es/search/label/Paternidad


    Quiero hacer llegar tu sensibilidad, tu lucha como padre por un cambio social en el rol de padre, en la función de paternaje en la sociedad actual en la que vivimos, fundamentada en una mentalidad aún con demasiados recuerdos y presencias de formas de hacer anticuadas e inservibles para nuestros hijos, si queremos ejercer una crianza en la que madres y padres puedan mostrar su sensibilidad, amor, sin necesidad de esconderse.

    Tengo una amiga que está dando de mamar a su hijo de dos años, y cuando el niño le pide teta, ella se siente obligada a decirle y enseñarle a su hijo, que no puede darle el pecho en la calle, hasta que lleguen a casa, porque de lo contrario le llueven aluviones de críticas, y de personas que le dicen como mínimo comentarios como éste: "aún le estás dando el pecho, lo vas a mimar", ante los que se siente atacada y ha necesitado protegerse de ellos ocultándose a la mirada ajena.

    Gracias por tu defensa de una paternidad diferente, se la llame como se la llame, ojalá proliferasen los "perros verdes".

    Un abrazo
    Mar

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mar gracias por tus palabras y las que me dedicas en tu blog, en relación a la conferencia de la 1ª jornada de muerte gestación al y Perinatal.

      Puedes publicar en tu blog si es tu deseo la entrad del perro verde, citando su procedencia original. Será un placer para mi que lo hagas.

      Un fuerte abrazo
      Alejandro

      Eliminar

Gracias por dejarnos tu comentario!
Será visible tras su lectura por el moderador.

Buscar en este blog

Cargando...