"Yo creo que la percepción del psicólogo ha cambiado ya notablemente. En los viejos tiempos, cuando tomaba un avión y le revelaba mi profesión a mi compañero de viaje, su tendencia era la de salir corriendo a otra fila. Ahora noto que la gente se arrima a mi"
(Martin Seligman)

jueves, 23 de febrero de 2012

Los Espejos


*por Alejandro Busto Castelli
 


En los tiempos que soñaba en blanco y negro
me resultaba difícil reflejarme en los espejos... por pequeños, por falsos...
Tan falsos como las palabras rieles, sobre la que deambulan los trenes que no van a ninguna parte.

En los tiempos en que mis aguas no tenían olas,
ni siquiera sabia que los espejos se empañan, se ensucian, deforman las líneas, así que lo que veía en ellos, bien visto estaba.

En los tiempos que dormía en extrañas camas húmedas,
me complacía poblar todas mis paredes de espejos multiformes, quizá con la esperanza de que a la vuelta de un segundo esquina de mi vida, me golpeara como un puño lo que en ellos se definía.


Pero no lo conseguí.
Y no fue ni con la cantidad, ni con el tamaño, ni con su verdad manifiesta, ni siquiera con lo mucho o poco que se empañaran mis espejos...

Solo empecé a dibujarme en ellos el día que supe... que vivías.

Poco a poco tu... y entonces yo, una línea...
Paso a paso tu... y entonces yo, un brillo...
Día a día tu... y entonces yo un triunfo.

Limpiaste mis espejos con tu dolor,
secaste mis sabanas con tu llanto,
pusiste con tus miedos, todas las olas que necesitaban mis putas aguas tranquilas.
Cogiste la paleta de la vida enrabietada, para poner...
hoy un rojo, ayer un azul, mañana un verde, en mis tristes grises sueños.

Y te subiste con mucha dificultad, a un banquito, para ponerle a mi tren un cartel de “Destino: Viejitos”, solo con la condición que te comprara a ti también un billete.

Con tu sombra a veces, con tus luces siempre, haces del tenerte ese nuevo sitio donde no me empaño, no me desdibujo...no me muero.

Ese rincón que el bichito de luz me construyo...
como el único lugar donde de verdad existo.

                                                       * Escrito en Octubre de 2003

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Gracias por dejarnos tu comentario!
Será visible tras su lectura por el moderador.

Buscar en este blog

Cargando...